POR UNA IZQUIERDA DEMOCRÁTICA, LIBERAL y PROGRESISTA

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

A la ciudadanía

A las organizaciones sociales y de la sociedad civil

A la militancia perredista

 Quienes firmamos al calce les manifestamos que:

  1. México cambió con los resultados electorales del pasado 1º de julio. Una mayoría ciudadana votó por las promesas de campaña del hoy presidente electo porque estaba harta de la impune corrupción gubernamental; de la incapacidad del Estado para frenar los asesinatos, los secuestros y las violaciones a los derechos humanos, e inconforme de que siguiera cayendo su nivel de vida. Ahora dicha ciudadanía tiene la esperanza de que el nuevo gobierno cumpla sus promesas y compromisos de campaña.

 El resultado electoral fue posible no sólo por el hartazgo ciudadano, sino también por un sistema de instituciones democráticas que resistió las presiones de que fue objeto para hacerlo fracasar. No obstante el asesinato de más de 100 políticos durante la campaña, las instituciones electorales lograron cumplir su objetivo de garantizar la competitividad entre los partidos, y legitimar la elección de los representantes populares y del presidente de la república.

 

  1. La decisión mayoritaria de la ciudadanía provocó serias consecuencias para la vida democrática nacional. La primera de ellas es la reducción de la pluralidad política. Ahora estamos ante la emergencia de Morena como un partido hegemónico que, como suele suceder con este tipo de partidos, buscará el monopolio del poder político a costa de la pluralidad y la competitividad partidarias. El método democrático para elegir gobernantes corre el riesgo de sufrir retrocesos, como se aprecia en las acciones de Morena para controlar las legislaturas, y su tentación de debilitar el sistema plural de partidos.

 

Se intenta cerrar un período de gobiernos con contrapesos, aquel donde el partido que ganaba la presidencia de la república no lograba mayorías legislativas y buscaba acuerdos con los opositores para realizar su programa de gobierno. Con el triunfo del presidente electo; las mayorías legislativas de Morena en el Senado, en la Cámara Federal de Diputados y en 19 legislaturas locales; el nombramiento de los superdelegados que tendrán el control de la totalidad de los programas federales, y la intención de organizar la revocación del mandato presidencial en las elecciones intermedias del 2021, estamos ante el riesgo de un afianzamiento de un sistema presidencialista que abiertamente atente contra el federalismo.

 Con las medidas anunciadas por el presidente electo y la actuación de sus mayorías legislativas se está prefigurando un gobierno que en lo social se asume de izquierda, a partir del impulso de algunas reformas que se identificarán con demandas históricas de las izquierdas en busca de reducir las desigualdades sociales, aunque con la intención de reciclar el sistema clientelar con sus beneficiarios para su proyecto de hegemonía. En la economía seguirá las medidas neoliberales para mantener la estabilidad macroeconómica, sacrificando el salario de los trabajadores. En lo político reproducirá el método autoritario propio del presidencialismo sin contrapesos, que de afianzarse buscará el control de las instituciones encargadas de impartir justicia, en especial las Fiscalías y el poder judicial, y pondrá en riesgo el débil sistema federal de nuestra república y el ejercicio de las libertades y de los derechos democráticos ya conquistados.

 La combinación de partidos opositores reducidos en sus capacidades para organizar contrapesos políticos, y la tendencia del nuevo grupo gobernante a construir un presidencialismo subordinante del poder legislativo y judicial, enciende alertas que los demócratas no deben soslayar, pues por el contrario deberían estimular iniciativas sociales y políticas necesarias para crear nuevos contrapesos políticos para preservar la democracia y sus instituciones electorales.

 

  1. El PRD fue impulsor de la unidad de las fuerzas opositoras al gobierno priista, que finalmente se materializaron en la construcción de "Por México al Frente". En esta coalición, aparte de nuestro partido, participaron Movimiento Ciudadano y Acción Nacional, más otras fuerzas y organizaciones de la sociedad civil. Aunque enarbolamos un programa eminentemente democrático y progresista, no logramos el apoyo electoral a nuestro intento de presentarnos como opción de gobierno.

 Nuestro resultado electoral nos obliga a renovar la revolución democrática. Ya que el PRD ha aportado, con altos costos en vidas humanas, al cambio de México en materia de democracia; de bienestar social; de libertades políticas que propiciaron la pluralidad y las alternancias, así como en libertades individuales y derechos humanos para lograr la igualdad entre mujeres y hombres, el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, y de las personas del mismo sexo a contraer matrimonio.

 Pero no debiéramos perder de vista que los avances en democracia, libertades y derechos logrados no son inamovibles, sino que, por el contrario, dadas las tendencias del nuevo presidencialismo sin contrapesos, deben motivarnos para reorganizar fuerzas sociales y políticas para defenderlos.    

 Los militantes liderazgos, las organizaciones políticas y sociales que constituyen el PRD reconocemos que para recuperar la credibilidad social se requiere una verdadera renovación, cambios reales en las formas, métodos, y normas que rigen la vida interna partidaria. Pero lo fundamental es que todas y todos actuemos con la congruencia de nuestra convicción izquierda democrática y social.

 

  1. Con el espíritu de trabajar por un México soberano, desarrollado, sostenible y justo, nos proponemos contribuir a la construcción de una alternativa de izquierda democrática, liberal y progresista, basada en nuevos consensos sociales. De esta manera podremos actuar como contrapeso ante los excesos del poder, y enarbolar un claro programa para democratizar el poder público, reorientar el rumbo económico neoliberal del país, defender la progresividad de los derechos humanos, el Estado laico, la igualdad sustantiva, dar el combate a fondo y frontal contra la corrupción con fiscalías autónomas, recuperar el poder adquisitivo del salario e ingreso familiar, combatir responsablemente la inseguridad. Y, por supuesto tener capacidad para defender e impulsar los derechos humanos de todas las personas, de los y las trabajadoras, las mujeres todas, las y los jóvenes, los trabajadores del campo, los estudiantes, los pueblos originarios, las personas con identidades sexuales LGBTTTI, los migrantes, etcétera.

 

  1. No olvidamos que el registro original del PRD proviene del PCM, logrado en 1978, y que ahora con humildad y generosidad -como lo hicieron en su momento el PCM, el PSUM y el PMS- lo ponemos al servicio de la sociedad, es decir, de nuevas personalidades, liderazgos y organizaciones de la sociedad, de las y los ciudadanos del amplio campo de la lucha por la democracia, la igualdad, las libertades, la justicia, la legalidad, y el bienestar social. Estamos convencidos que debemos corregir el rumbo, reconocer y superar los errores cometidos, e iniciar la construcción de un nuevo ciclo de nuestro instituto político acorde a las necesidades de la sociedad desde una perspectiva de la izquierda democrática, liberal y progresista que requiere el país.

 

  1. Con esta finalidad el CEN del PRD acuerda la integración de una Comisión Nacional de Diálogo, de carácter plural, con el propósito de establecer comunicación con personalidades, liderazgos y organizaciones del campo de la izquierda democrática, liberal y progresista, dispuestos a conjuntar esfuerzos para luchar en las nuevas condiciones políticas por una república federal, con seguridad, igualdad, libertad, democracia, y legalidad. Se busca así, avanzar en la elaboración de una plataforma común y de un nuevo modelo de partido, con sus propios documentos de Declaración de Principios, Programa y Estatuto, y una dirección que refleje la nueva realidad de esa conjunción de esfuerzos. En lo inmediato proponemos luchar por:

 

  • Un aumento del 100% del salario mínimo y el fin de la precarización laboral.
  • La reducción del precio de las gasolinas, el gas, la electricidad y el cambio de la matriz energética por energías limpias y renovables.
  • Inversión del 8% del PIB a educación y del 1% a ciencia y tecnología.
  • El combate a la corrupción garantizando los fiscales autónomos, poniendo en marcha el sistema nacional anticorrupción, y el castigo de los corruptos actuales y futuros.
  • Fortalecimiento de la plataforma digital nacional como instrumento de transparencia y acceso a la información.
  • La abrogación de la reforma energética y la recuperación de la soberanía energética como palanca de desarrollo de la economía nacional.
  • Por la justicia para las víctimas de la violación de los derechos humanos.
  • Luchar por un municipio fortalecido en su autonomía y libertades.
  • Por la masificación de las telecomunicaciones, particularmente el acceso gratuito al internet en todo el país.
  • Y, por el cumplimiento de todas las promesas que durante la campaña se le hizo a la sociedad.

 

El PRD ratifica su convicción de luchar por un desarrollo nacional con democracia, justicia y libertad. Por lo que estará dispuesto a construir consensos con el nuevo gobierno federal en todas las medidas que garanticen beneficios para el bienestar de la sociedad. Pero aclaramos que no aceptaremos retrocesos ni restricciones en el ejercicio de los derechos y libertades ya conquistadas, ni freno a los avances de la democracia ni del federalismo.

 Con esta iniciativa convocamos a todas y todos aquellos ciudadanos que se identifican con un verdadero cambio de régimen, en nuestra opción política existe un espacio para participar, construir y ampliar la agenda democrática de México. Las expectativas de cambio siguen siendo una demanda para el nuevo gobierno y el PRD frente a ello será un incansable promotor de las transformaciones que sean necesarias para alcanzar la paz, el bienestar y la alegría de los ciudadanos de nuestra república.

 

Grupos Parlamentarios del PRD


 

Acceso al Correo

  Ingresa a tú Correo Institucional
 Usuario:  Contraseña: