LA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR ES EL FRACASO DE LA ESTRATEGIA DEL PRI EN SEGURIDAD CONVERTIDO EN LEGISLACIÓN

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Mary Telma Guajardo Villarreal
Secretaria Política de Alianzas del CEN del PRD

A pesar de que no era necesaria una confirmación del fracaso del gobierno federal en materia de seguridad pública, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) dio cuenta de ello al promover la Ley de Seguridad Interior, una iniciativa inconstitucional que, más allá de velar por la paz y la seguridad de las y los mexicanos, persigue fines de propaganda electoral para un régimen decadente que persiste en la idea de un presidente con poderes absolutos, pues con esta ley pretenden otorgar facultades al titular del ejecutivo federal para que decida unilateralmente la actuación de las fuerzas armadas en todo el país, ello al margen de nuestro marco constitucional y del Congreso de la Unión, lo que evidencia la vocación autoritaria que pretenden perpetuar.


El PRI llega al proceso electoral con un país sumido en una pesadilla de violencia e inseguridad, resultado en gran medida de sus fallidas estrategias de seguridad y una corrupción generalizada que beneficia a las organizaciones criminales y poderes fácticos en general, por eso su desesperación y oportunismo para impulsar la Ley de Seguridad Interior.

En el Partido de la Revolución Democrática consideramos inconstitucional esta ley, pues, además de contravenir lo dispuesto en el artículo 29 constitucional -que prevé que el Presidente pueda declarar un estado de excepción para enfrentar situaciones de peligro o perturbación grave de la paz pública sólo con aval del Congreso de la Unión-, la propuesta de ley señala que sólo las protestas sociales “pacíficas” no serán consideradas como una amenaza, lo que abre la puerta "neutralizar" las protestas que no califiquen dentro de esteambiguo concepto, asimismo, pretende que la información sobre la aplicación de esta ley será considerada como materia de Seguridad Nacional y será clasificada e inaccesible.

En ese sentido,  las fuerzas políticas con representación en el Congreso de la Unión que integramos el Frente Ciudadano por México, coincidimos en que, en sus actuales términos, ley de seguridad interior no atiende ni resuelve el problema de la seguridad pública, por el contrario, da un amplio margen de discrecionalidad para la actuación de las fuerzas armadas, no reconoce los parámetros internacionales para el uso de la fuerza y no cuenta con controles claros en caso de declaratoria de afectación, lo que pone en riesgo los derechos humanos en México.

Si bien el Partido de la Revolución Democrática (PRD) siempre antepone el diálogo y el debate ante los grandes problemas nacionales, estamos claros de que una propuesta como la que impulsa el PRI es un retroceso. Llamamos al Congreso de la Unión, particularmente a las legisladoras y legisladores del PRI que defienden esta ley, a escuchar la opinión de las fuerzas armadas y de las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, así como a consultar a expertos juristas sobre la inconstitucionalidad de esta legislación.

La estrategia del PRI en materia de seguridad pública fracasó. Aprobar la Ley de Seguridad Interior es repetir el fracaso.

Grupos Parlamentarios del PRD


 

Acceso al Correo

  Ingresa a tú Correo Institucional
 Usuario:  Contraseña:      

Informativo Internacionales